Viajes

Fotos de Uzbekistán y Turkmenistán, las instantáneas

Pin
Send
Share
Send


Han pasado 19 días desde que pisamos por primera vez Uzbekistán. Aquellas ideas de viaje que pretendían seguir los pasos de nuestra particular Ruta de la Seda comenzada años antes por Estambul, Siria o Irán, entraban en el corazón de la misma. Hoy el camino pone otro punto y seguido, dejando atrás muchas jornadas vibrantes de aventuras y todas las fotos de Uzbekistán y Turkmenistán ya en un disco duro pero, sobre todo, en el recuerdo.


Habrá tiempo de hacer guías, recomendaciones y resúmenes (siempre desde nuestra experiencia) pero no queríamos dejar pasar la oportunidad, mientras volamos hacia el hogar, de hacer un resumen de instantáneas

Fotos de Uzbekistán y Turkmenistán

Llegamos temprano en taxi (10.000 USZ) al aeropuerto desde el Sunrise Caravan Stay Boutique ya que nuestro vuelo sale a las 5'45. El control de salida de Uzbekistán es, a todas luces, absurdo. Te piden el pasaporte hasta 5 veces y te checkean las maleta de mano otras tantas. En algunas ni te miran, en otras te quitan los zapatos aunque sean chanclas si o si mientras botellas de 2 litros o baterías, portátiles y cámaras pasan sin control. Lento, aburrido, tedioso… !pero ya volamos de regreso!


Hace más de 2 semanas el madrugón era por otra causa, el de la emoción. El Registán de Samarcanda nos esperaba y con él una ciudad sorprendente, monumental, preparada. Uno de esos lugares que hay que vivir alguna vez en la vida. El centro y corazón de la Ruta de la Seda


Esos días también "descubrimos" el imponente mausoleo de Amir Timur, la maravillosa Bibi Khanum o la Samarcanda milenaria de Shah-i-Zinda, la necrópolis más impresionante que hemos visto en nuestros viajes.


No perdimos tampoco ocasión de acercarnos al mercado de Urgut donde constatamos que estábamos ante uno de los pueblos más hospitalarios o a la fantasmal Shakhrisabz


Era el prólogo de aquella terraza por la que tantas veces pasamos en nuestra estancia en Bujará con el complejo Poi Kalon de fondo


Bazares de Bujará, mausoleos, madrazas, centros de peregrinación de sufís, callejuelas con encanto y una atmósfera mágica, despedían nuestra primera fase por Uzbekistán cuando lo lógico hubiera sido haber seguido hacia Urgench con Jiva y Nukus en nuestra mira


Pero eso tenía que esperar, el atrevimiento pasaba por atravesar una frontera en la que están rechazando los visados de tránsito. Turkmenistán se abría como una incógnita ante nosotros con Merv como primer plato fuerte, la que compitiera con la mismisima Damasco o El Cairo, la perla del Este


Fue en este desierto de Karakum, el más vasto de Asia Central, donde ese gorro de Indiana Jones que todos llevamos dentro salió a relucir. Acompañados de un arqueólogo de los de antes nos adentramos a descubrir la que fue capital de una de las civilizaciones más prósperas y no reconocidas del mundo. Estábamos en Gonur, la capital del Oxus


Las jornadas arqueológicas siguieron por todo Turkmenistán. Ya en los alrededores de Asghabat, la antigua capital de Partida, Nisa, hacía de antesala de nuestro primer contacto con las locuras del antiguo presidente del país como la mezquita de Gypjak o mezquita de Türkmenbaşy Ruhy o sus múltiples historias


Recordamos con cariño la jornada que nos llevó a la naturaleza más auténtica y alejada del hombre y de su adulterio. Los cañones de colores de Yangykala son ese lugar con el que has soñado llegar alguna vez y se presentaba ante nosotros, aislado, perdido en un país ya olvidado de por si.


Ibamos camino de las dos primeras semanas y el Mar Caspio se ponía a tiro y no lo dejamos pasar… !2 días y medio de relax en Awaza!


Con las pilas recargadas regresamos a la ciudad de mármol y capital de Turkmenistán, Ashgabat. De las ciudades extrañas que hay en el mundo ésta se llevaba la palma…


… antes de dirigirnos hacia el norte a ver uno de esos espectáculos, mitad naturaleza mitad artificial, que los soviéticos han dejado por el mundo… !El Pozo de Darvaza o Puerta del Infierno! (principal reclamo del país y donde acampamos una noche)


La despedida de este extraño país nos llevó a Kunya Urgench, capital del imperio corasmio y otro de esos lugares arqueológicos Patrimonio de la Humanidad que merecen la pena. Uzbekistán volvía a recibirnos con una sonrisa…


… al menos momentánea ya que pronto asistiríamos a una de las catastrofes ecológicas de nuestra era, la "huida" del Mar de Aral en una República desconocida dentro del propio Uzbekistán, Karakalpakstan


Esta zona fue una grata sorpresa, lejos de las recomendaciones habituales de las guías. Fortalezas abandonadas por el tiempo y comidas por el desierto, la necrópolis de Mizdakhan que cobija la Tumba de Adán, territorio lleno de incógnitas que sitúan aquí el Jardín del Edén y otra jornada bajo un millón de estrellas en una yurta en el corazón del anillo de oro de Corasmia


Y un viaje así, ¿qué extraordinario final podría tener? ¿Y si os decimos que en Jiva encontramos nuestra ciudad de Las Mil y Una Noches?


Efectivamente, los atractivos que ver en Jiva te trasladan a la Agrabah de Aladdin con sus tejados, sus callejuelas, sus minaretes y sus detalles de cuento


Finalmente regresamos a Taskent, capital de Uzbekistán y grata sorpresa. Atrás quedan los días de los enormes bloques soviéticos y grandes avenidas, Taskent es hoy una ciudad agradable para el viajero.


19 días después, aquí estamos, sobrevolando nuevamente mares que se han ido y estepas abandonadas por la población para aterrizar en Frankfurt tras 7 horas de vuelo

EL DIARIO DE PAULA:

Resulta complicado recomendar ciertos viajes que, por desconocimiento, provocan rechazo a muchos círculos cercanos. Aquellos que tengan la mente más abierta encontrarán en el corazón de Asia Central uno de esos territorios con más historia del planeta donde además de la gran belleza y esplendor de las Samarcanda, Bujará, Jiva o Merv, sientes un poquito de la magia de los grandes arqueólogos o respiras parte de las civilizaciones perdidas, olvidadas o imponentes que dejaron aquí su legado. Vengo enamorada de este viaje

!Qué hambre! Toca un buen desayuno (22.70 EUR) ya que con el cambio horario son las 10 de la mañana.



Del resto poco que contar. Otras 2h 45 minutos nos separaban de Madrid donde aterrizamos alrededor de las 15'00 para comer (25.90 EUR) y de ahí a nuestro hogar en A Coruña otra horita más donde esa tortilla de patatas y jamón no faltaba en la mesa para recibirnos !Gracias papis!



¿Y ahora qué? Para dos personas que no viajan con una mochila, ni están de vuelta al mundo, ni en bicicleta por este área (que hemos visto muchos), esta particular Ruta de la Seda separada en el tiempo toma miras hacia Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán… y más allá, al Turquestán Oriental o Uiguristán de la región china de Sinkiang. ¿Cuándo? !Quien sabe! El mundo es grande y los sueños viajeros incontables. !Hasta el próximo viaje! (gracias especiales a Alexa, Emma y Joan por compartir la planificación y parte de la aventura con nosotros)


Paula e Isaac, ya desde España

GASTOS DEL DÍA: 10.000 UZS (apróx 1.54 EUR) y 48.60 EUR

Pin
Send
Share
Send